Camino Sanabrés en bicicleta



Laza – Ourense

El recorrido previsto es: Laza – Soutelo Verde – Alberguería – Vilar de Barrio – Bóveda – Gomareite – Bobadela – Pedroso – Quintela – Xunqueira de Ambia – Outerelo – A Pousa – A Chouzana – Ousende – Venda do Río – Pereiras – Seixalbo – Ourense.

4ª ETAPA Laza-Orense
4ª ETAPA Laza-Orense

Salimos de la pensión tras desayunar (275km). Hay una mesa común para que otros peregrinos también desayunen, pero no coincidimos con nadie, supongo que ellos van andando, y salen antes que nosotros. Nos encontramos con galletas, café, magdalenas, y alguna cosilla más de ese estilo. La verdad es que el trato recibido ha sido muy bueno. Nos acercamos al bar donde cenamos anoche para reponer agua. Nuestro malagueño particular no nos acompaña, prefiere descansar algo más. La dueña de la pensión nos advirtió ayer que la subida a Alberguería la hagamos por carretera, porque el terreno de los senderos son de pizarra, y las bicicletas cargadas van a resbalar, y no nos van a permitir subir ciclando. Más tarde confirmaremos esta circunstancia con otros peregrinos que van andando. Salimos en dirección a Soutelo Verde tomando de nuevo la carretera de ayer. Miedo me da la subidita que nos han dicho que nos queda. Al final de la recta nos evitamos tomar la curva saliéndonos por la derecha por la carretera que va hacia Vilameá. Pero sólo en unos metros volvemos a la carretera original al tomar la primera salida a la izquierda. En ese desvío nos damos cuenta que tenemos la primera y única contrariedad de nuestra ruta. Hemos roto un radio de una rueda trasera. Confirmado el evento, y viendo que no podemos repararlo, hemos preguntado a un ciclista de carretera por algún taller. Negativo, tenemos que ir hasta Orense si queremos repararlo. ¿Quién dijo miedo?. Seguimos siempre hacia adelante.

Un poco antes de llegar a Soutelo Verde (280km) nos desviamos a la izquierda para entrar por el centro del pueblo en vez de por la travesía que lo recorre. Nos recibe una bonita fuente techada a dos aguas, y he conseguido ver el cepillo de la Ánimas en la iglesia. Atravesamos el pueblo, de sur a norte, para incorporarnos de nuevo a la carretera. Seguimos camino subiendo poco a poco. Se respira tranquilidad, estamos inmersos en una nube que nos refresca pero con mucha humedad que nos hace sudar muchísimo. El ritmo es tranquilo porque nos queda un rato de subida, y algunos kilómetros aún. El camino se hace tedioso, la subida parece no terminar. El paisaje junto a la carretera es lo único que nos distrae. Desde esta altura el valle está precioso, incluso se puede ver Laza. Acabamos de coincidir con una pareja de peregrinos que sale por el carril que debíamos haber tomado. Por lo que nos cuentan, hemos hecho bien al tomar la carretera. Llegamos por carretera a Alberguería (288km). Justo al pasar las primeras casas nos adentramos en el pueblo girando a la izquierda. En el bar que nos encontramos (Refugio Peregrino) está lleno de conchas firmadas por peregrinos que han pasado por aquí. Nos recibe con música de Dire Straits a todo volumen (Twisting by the pool), y al enterarse que somos de Sevilla nos despide con Triana. Tras firmar una concha que nos ofrece gratuitamente, re-desayunamos chorizo, huevos duros, plátano y café. Nos sabe a gloria después del desgaste que hemos sufrido subiendo. Tenemos que cruzar la carretera y todavía nos queda un poco de subida hasta llegar a una cruz de madera. A partir de ahí nos encontraremos una rápida bajada entre pinos, por carril y carretera, y de nuevo por carril, unas trialeras rápidas y preciosas hasta Vilar de Barrio. No se puede uno despistar y no ver las señales, acomodados como vamos por el firme liso de la carretera, ya que nos desviamos a la izquierda a unos 500m de habernos incorporado a la carretera. Una bajada preciosa con un terreno que está genial. Volvemos a tomar una carretera. Llegamos a Vilar de Barrio (295km). Nos desviamos a la derecha para recorrer el pueblo por dentro, en vez de por la travesía de carretera. Vemos los primeros Hórreos del camino, y la iglesia de San Pedro Fiz. Esto ya parece un poco más vivo.

Al salir tomamos un desvío de tierra a la izquierda. Llaneamos hasta Bóveda (298km). No me quiero perder la iglesia, y por eso me desvío del camino recto y entro por la calle a la derecha. Volviendo a la línea recta, atravesamos el pueblo y volvemos a la carretera. Pasamos Seguimos rodando a buen ritmo pasando por Vilar de Gomariete (299km). Al salir, giro brusco a la derecha, y “al fondo a la izquierda”, como en los bares…. Señales no faltan, por lo que es complicado perderse aquí. La recta que llevamos es tan interminable como la de Los Palacios. Para llegar a Vilar de Bobadela (305km) giramos a la derecha y cruzamos la carretera de nuevo. Salimos, y nos adentramos en un carril cerrado por las copas de los árboles que nos conducen a Pedroso (306km). Esta parte ha mejorado un poquito en cuanto a lo que nos gusta a nosotros, que es el carril de tierra, verde y piedras. Subimos un poco más hasta llegar a un camino empedrado (parece calzada romana) junto a Cima da Vila, que la dejamos a la izquierda. Al bajar llegamos entre mucho verde hasta Quintela (310km), donde volvemos a incorporarnos a la carretera antes de entrar a Xunqueira de Ambia (311km). Paramos para ver el precioso monasterio de Santa María la Real, y aprovechamos para tomar un refrigerio. Son ya las 14:21h. mientras damos buena cuenta de las cervezas, un poco de chorizo, y alguna cosilla más en la terraza del bar de la plaza de San Rosendo, aparece nuestro malagueño. Este tío es un crack, aquí lo tenemos de nuevo. Salimos por la cara norte del pueblo. Pasamos por el puente sobre el río Arnoya. Dejamos la carretera hacia la derecha para evitarla un pequeño tramo y pasar junto a San Xillao por un sendero estrecho pero fácil de seguir.

Otra vez en la carretera, pasamos por Outerelo (313km) y A Pousa (315km) sin nada apreciable que ver, salvo la capilla de la Virgen del Camino a pie de carretera en A Pousa. La carretera comarcal parece que no se acaba nunca. Al llegar a un desvío en A Chouzana, justo donde hay una casa moderna hecha bloques de piedra, hay que girar a la izquierda sentido Ourense. Está indicado por la señalización de la carretera.

Antes de pasar por A Beirada, dejamos y retomamos la carretera que llevamos. Tras pasar la vía del tren por un paso elevado, llegamos a Ousende (321km), a Venda do Río (323km), y a Pereiras que no es mayor que las últimas poblaciones que hemos pasado. Ya me estoy cansando de tanta carretera, pero es lo que nos queda hasta la llegada. Calculo que estamos a unos 15km de Ourense.

A Castellana, un polígono industrial y Reboredo. De ahí a Seixalbo (330km). Oli ha perdido su vieira en una glorieta, pero un conductor lo ha avisado. Estamos llegando a una capital de provincia, y eso se nota en el tráfico. Hay que extremar la precaución.

Oli nos cuenta cómo hizo un tramo del camino por aquí, por Ourense, una vez que estuvo de visita por estos lares con Vito.

Yo no he parado de machacar con mis historias y mis anotaciones. Mis tres compañeros sí que están haciendo una auténtica peregrinación aguantándome. Lo primero que hacemos al entrar en Ourense, es buscar un taller para bicis. Hay varios, pero sólo encontramos el radio que necesitamos para las ruedas Mavic en Taller Trevinca.

El Gran Hotel San Martín (336km) nos parece más grande que nunca. Una buena ducha tras registrarnos y guardar las bicis. No nos gusta el lugar para guardarlas, que además por la mañana estaba abierto. Además nos han cobrado como si fuera una plaza de parking. Creo que se han pasado. Un paseo, una buena comida y a descansar. El descanso lo tenemos ganado. Paseando vemos la plaza Mayor, la Catedral, y As Brugas (la termas naturales).

Si te interesa el track del recorrido: Laza – Ourense.gpx

Hora de salida: 9:15h

Hora de llegada: 17:30h

Desayunamos en: Laza

Almorzamos en: Xunqueira

Cenamos en: Ourense

Paramos a tomar algo en: Alberguería

One comment

  1. Tras 600 metros de arcen alzanzamos la rotonda de entrada a Puebla de Sanabria, fin de esta maratoniana jornada. Vienen a suponer unas 9 o 10 horas de etapa pero aquellos que partan desde Mombuey pueden acortar la jornada en casi dos horas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *