Si sólo dispones de una noche, o si incluyes este destino dentro de una ruta turística por la zona, como la ruta de Washington Irving, quizás te sirva mi experiencia en esta ciudad.  Ha sido una visita realizada por dos adultos, y dos niños, y todos hemos disfrutado en nuestra parcela de prioridades.

Por lo pronto, en menos de una hora hemos hecho el trayecto desde Sevilla a Osuna. Con tiempo, habíamos reservado alojamiento. Después de dar muchas vueltas para localizar un lugar con encanto, reservamos en La Casona de Calderón.

casona calderón osuna entrada

casona calderón osuna 1casona calderón osuna patio

Dos habitaciones en la primera planta. Amplias, y con vistas a la fuente interior de la casa. La tranquilidad que se respira solo es comparable con el entorno.
Un lugar realmente con encanto, muy tranquilo, acogedor, y con muy buen servicio. El desayuno es sencillo y familiar, no buscaba otra cosa. La atención en la recepción es de diez. El salón de lectura, que se encuentra a la izquierda de la entrada, te traslada cien años atrás, cuando toda distracción era la lectura y la conversación.

Dentro de todo lo que puede verse en Osuna, desde mi punto de vista, y viendo el tiempo que dispongo, la elección de las visitas ha sido:

  • Colegiata de Santa María de la Asunción y su Museo de Arte Sacro. Ojo con Rosario, una guía rociera muy peculiar. Debe prestarse mucha atención a cualquier detalle que cite, porque lo conoce todo. No se pierdan el detalle de las columnas deformadas por el peso de la cubierta de plomo que sostenían anteriormente. De lo mejor: los cuadros de Rivera, la Cruz Alzada procesional, y este lugar con mucho encanto que se puede ver en la foto, que creo que es el verdadero centro de atención de todos los visitantes. De la relación de Osuna con Nápoles, a través del Duque de Osuna, existen muchas obras similares realizadas por maestros de la misma Escuela.  El donativo para la entrada ha sido de 3€ por persona.colegiata osuna
  • Universidad, y su capilla. En marzo hemos coincidido con una reunión/asamblea de hermanos rocieros de la zona. Una joven estudiante nos ha atendido con la cordialidad siempre presente en este pueblo.
    universidad osunauniversidad osuna patio interior
  • Convento de la Encarnación (convento de clausura). Otro lugar espectacular. Las obras allí presentes rivalizan con la hospitalidad de las monjas. Hemos tenido la “suerte” de llegar un poco más tarde que el grupo al que estaban atendiendo y mostrando el convento, por lo que hemos tenido una guía personalizada. Algo que me ha llamado la atención, además de las obras de arte, ha sido el número de figuras de niño Jesús totalmente equipados de vestuario. Por lo que nos han contado, la tradición consistía en que cada nueva novicia que ingresaba en el convento, donaba una nueva figura. Como curiosidad, durante la guerra contra los franceses, el edificio se utilizó como hospital. El interior me da un aire a colegio antiguo. El donativo para la entrada ha sido de 3€ por persona. Sólo existe un peligro, las monjas de clausura que no paran de hablar y venderte pasteles riquísimos. Las tres que nos atendieron, y con las que estuvimos charlando un buen rato, son encantadoras.

convento de la encarnación osunaconvento de la encarnación osuna interior

  • Arco de la Pastora. Tras verlo, investigo sobre su origen y su historia, y  está claro que se trata de un acceso a la ciudad. Un puerta triunfal mandada construir por Carlos IV.
  • Necrópolis romana. Una zona poco cuidada de la ciudad. Podrían sacarle más partido si estuviera señalizado y limpio. Acabo de recordar que Roma no paga a traidores, y que aquí es donde fue traicionado el maestro de la guerra de guerrillas, Viriato.
  • Una lástima que el teatro romano no lo pudiera visitar al estar en zona privada, cerrado por vallas.

También me ha llamado la atención el Ayuntamiento. Es curioso el paso inferior de la calle.

ayuntamiento osuna

Para una futura visita he dejado pendiente el Museo de Arqueología, los Conventos de Santa Catalina, del Carmen y de la Concepción,  la parroquia de nuestra Señora de la Concepción entre otras cosas.

Paseando por la tarde vimos la magnífica entrada, y balcón, del Palacio de los Cepeda, y la Iglesia de Santa Clara.

Tras el paseo cultural de la mañana hay que reponer fuerzas, y no se puede dejar de tapear en Casa Curro, en la plaza del Salitre. Impresionante la cantidad, y calidad, de las tapas que hay.

Por indicación de la amable recepcionista de La Casona de Calderón, y considerando que vamos acompañados de niños, la cena ha sido en Trattoría di Francesco, cerca de la estación de autobuses. Se puede uno distraer viendo cómo hacen la masa de la pizza al estilo tradicional.

Un sueño reparador, un buen desayuno, y acabamos con la primera visita a Osuna.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *