Un paseo muy agradable para hacerlo después de almorzar, y antes de tomar café. Pero sin adelantar acontecimientos, lo primero es lo primero, organizar la logística y llegar a Marchena (Colonia Romanorum Martia).
En esta ocasión iremos en bici desde Sevilla, por carriles, y nos volveremos en tren. Lo primero es consultar el horario para el tren de vuelta. Está permitido transportar tres bicicletas por tren, y es sin cargo hasta 100km. Pero dependiendo del revisor, y del jefe de estación, se pueden transportar más. También depende del día de la semana, y del horario.. En nuestro caso tuvimos suerte, porque el jefe de estación de Marchena es un tipo muy agradable.
Pues sabiendo la hora de vuelta, decidimos salir a las 9h de la mañana. Llevando un ritmo poco exigente, llegamos a Marchena a las 14h aproximadamente. El track del recorrido, con alguna modificación en días posteriores, lo dejo en este enlace. Es un paseo más que agradable siguiendo la Cañada Real de Morón, y un 99% por carril evitando la carretera.
Ya estamos en Marchena, y el final del recorrido lo fijamos en la Plaza del Ayuntamiento. Hora de tomar algo. Nos dirigimos hacia el Mercado por la calle Santo Domingo, hasta parar en El Puntera, donde nos atiende Eulalio. Por supuesto, no nos falta allí su gran amigo Ricardo Andrés Zambrana. Entre cervezas y manzanillas, degustamos un atún laminado espectacular, carrillada, croquetas caseras y callos. Un lugar poco vistoso, pero de tapeo excepcional. Además, atiende por dentro, y por fuera del Mercado.
El postre lo tomaremos en Casa Manolo (calle Manuel Rojas Marcos), donde tampoco se come mal, pero lo dejaremos para la próxima visita. En este caso sólo degustaremos sus postres. Bizcocho templado es su plato estrella, pero el de chocolate blanco no le va a la zaga.
Ha llegado el momento de “bajar” toda esa comida, ¿y qué mejor que una ruta turística/cultural?. Volvemos a la Plaza del Ayuntamiento, y empezamos por la Puerta de Morón. Trazaremos una ruta circular siguiendo el sentido de las agujas del reloj, y siempre guiados por mi amigo Luis.

Paseo cultural por Marchena
Circuito Cultural por Marchena

Puerta de Morón
Me llama la atención el trozo de muralla musulmana, y la torre. Es una de las puertas de acceso a la ciudad amurallada en época medieval (s. XII). Frente a ella hay una imagen plana de un Cristo crucificado dentro de una hornacina acristalada (Santísimo Cristo de San Pedro) sobre la fachada de la Iglesia de San Pedro. La imagen anónima es de estilo gótico del siglo XVI. La cruz está coronada, y el Cristo está sobre un dosel ornamentado.

Puerta de Morón de Marchena
Puerta de Morón y Cristo de San Pedro

Plaza del Ayuntamiento
Dentro del que fuera recinto amurallado, se edificó a mediados del siglo XX. Destaca la torre en uno de sus laterales. Junto a la amplia escalinata nos tomamos unas cervecillas al llegar en bici y antes de almorzar.

Plaza ayuntamiento Marchena
Plaza Ayuntamiento de Marchena

Bajando por la calle Manuel Rojas Marcos hasta encontrarnos con un trozo de la antigua muralla, llegamos al Arco de la Rosa.
Arco de la Rosa o Puerta de Sevilla
A la Puerta de Sevilla (siglo XIII) se la conoce como Arco de la Rosa por una leyenda medieval. Ésta cuenta como una princesa mora se enamora de un capitán cristiano al que le arrojaba diariamente una rosa por esa puerta. El cristiano muere, y la mora visita su casa. En ella descubre una sala repleta de esas rosas, ya secas, que ella le lanzaba. Aunque se piensa que se debe más a la imagen de la Virgen de la Rosa que fue colocada en esa puerta tras la cristianización de la ciudad.

Arco de la Rosa de Marchena
Arco de la Rosa – Puerta de Sevilla en Marchena

Tras atravesar el Arco, y subir la rampa escalonada, llegamos a la unión de la calle San Juan con la calle Coullant-Valera.
Calle Coullant-Valera
Esta calle lleva el nombre de un famoso escultor español, marchenero para más señas. Lorenzo Coullaut Valera. Formado en Sevilla en el taller de Susillo, destacan entre sus obras: la Inmaculada Concepción en la Plaza del Triunfo de Sevilla, el monumento a Bécquer en el Parque de María Luisa de Sevilla
Subiendo la escalinata, y girando a la izquierda por la calle de San Juan, lo primero que nos encontramos es el edificio del antiguo Balneario. Sus terrazas y balcones están orientados hacia la Plaza Padre Alvarado, y Plaza de la Constitución.
Siguiendo la calle arriba, llegamos a la plaza Cardenal Spínola. Una plaza rodeada de Casas-Palacio, y rematada por la imponente torre de la Iglesia de San Juan Bautista. Destaca la casa palacio de los Gómez-Ternero, del siglo XVIII, y una más que ahora es la sede de la biblioteca municipal.
Iglesia de San Juan Bautista
De estilo gótico-mudéjar del siglo XV. Por la hora que damos el paseo, no podemos acceder a ver su famoso retablo mayor. Tiene tres puertas para acceder al edificio, nosotros pasaremos por un estrecho callejón donde veremos la del lateral izquierdo, Junto a ella, una cruz sobre una columna de mármol.
Al salir del callejón alcanzamos la edificación de la cárcel. La entrada principal estaba ubicada en la plaza Miguel de Cervantes.

Cárcel de Marchena
Cárcel de Marchena

Casa Palacio del Ave María
La podemos apreciar en la misma plaza, frente a la cárcel. Se trata de una construcción del siglo XV, realizada por la familia Ponce de León. Entre otros, también fue residencia del alcalde perpetuo de la Real Chancillería de Granada (Ramírez Cartagena), y de los hermanos León y Lorenzo Coullaut-Valera. Estamos en pleno barrio de San Juan, la zona más antigua de Marchena.
Me llama la atención el dintel de entrada de esta Casa Palacio, y me acerco a descifrar lo que hay escrito en él: “Concebida sin pecado original”.

Dintel entrada Palacio Ave María de Marchena
Dintel de puerta de entrada al Palacio Ave María de Marchena

Tras ver la portada de la casa Palacio, nos dirigimos hacia la izquierda en busca del Palacio Ducal. A él llegaremos atravesando la Puerta del Tiro.
Puerta del Tiro y Moleeras
Ésta era la puerta de acceso hacia el Alcázar en periodo musulmán. En su origen, al atravesar esta puerta había que hacer varios giros con recodos hasta acceder al recinto, lo que hacía mejor defendible ese punto de entrada. Cuando se transformo hasta su estado actual, allí se encontraba una puerta monumental de cantería que luego se trasladó a los jardines del Alcázar de Sevilla.
En este punto son famosas las llamadas Moleeras con las saetas a la Virgen de la Soledad en el Sábado Santo.

Puerta del Tiro - Arco Palacio Ducal
Acceso al Palacio Ducal de Marchena

Sin pensarlo, ya estamos en el interior del recinto Ducal.
Palacio Ducal
El palacio Ducal, o Castillo de la Mota se asienta sobre el antiguo Alcázar Musulmán. Como es normal, está ubicado en el punto más alto de Marchena. Nos ha venido muy bien, sobre todo después de la comida. Ahora sólo nos resta la bajada.
Hemos pasado junto a una serie de arcos de medio punto apoyados en columnas de mármol, que componían un patio de montería.

Patio Montería - Palacio Ducal
Arcos en Palacio Ducal de Marchena

Los Reyes Católicos estuvieron en este lugar sobre 1485 para preparar el asedio de Granada. La zona noble se encontraba a la derecha de la entrada.
Junto a la Iglesia de Santa Mª de la Mota nos encontramos con una hospedería, la Hospedería de Santa María en el Convento de la Purísima Concepción, que me aseguran que es bastante austera. Como era de esperar por la seriedad, y paz, que se respira en el entorno.
Salimos por donde hemos entrado, y atravesamos otro arco en forma de bóveda de cañón hasta dar a la antigua plaza del Ayuntamiento.
Plaza de Armas con antiguo Ayuntamiento
Esta plaza es la antigua plaza de armas del recinto fortificado de los Duques de Arcos. En la actualidad pueden verse las balconadas corridas que nos dan aspecto de graderío de Corral de comedias.
Atravesamos la plaza de norte a sur, para salir de la misma por la calle Carreras. Vamos cerrando, y finalizando, nuestro paseo circular. Pero no sin antes pasar por la Plaza de las Siete Revueltas hasta llegar al punto inicial en la plaza del Ayuntamiento. Por supuesto, hemos pasado por la calle donde vivió de niño nuestro amigo y guía, Luis Andrés Zambrana, la calle Cristóbal Colón (antigua calle Hueca). Los pisos de “Olmedo” donde nació, no quedan lejos.

Ya sólo queda bajar a tomar café a la zona de los pubs, y tomar el tren de vuelta….

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *