Camino Sanabrés en bicicleta



Puebla de Sanabria – Laza

El recorrido previsto es: Puebla de Sanabria – Requejo – Pardonelo – Estación de Lubián – Hedroso – Lubián – O Pereiro – O Cañizo – A Gudiña – Campobecerros – Bolaño – Porto Camba – As Eiras – Laza.

3ª ETAPA Puebla de Sanabria-Laza
3ª ETAPA Puebla de Sanabria-Laza

Salimos del apartamento El Desván de Lauro bastante temprano, y tras un desayuno en el concurrido café España, empezamos a pedalear. En teoría, la jornada de hoy es la más dura de todas las que hemos diseñado. Por no encontrar alojamiento, hemos tenido que “avanzar” la localidad a la que debemos llegar. El trayecto, entre una cosa y otra, se nos pone sobre los 90km, pero con un desnivel acumulado considerable.

Tomamos la salida por el mismo punto por donde entramos, pero al llegar al puente debajo del castillo, seguimos por la carretera hasta la salida del pueblo (177km), donde tomamos la carretera C-622. A unos 4km, tomamos un carril de tierra hacia la izquierda. Se ve la señal para el giro, pero sirva de referencia unas naves con el techo verde. Si estás junto a las naves, es que te has pasado, je!.

Ahora vamos paralelos al río Castro un pequeño tramo, al principio algo de agua y barro, pero poco. Dada la hora y la zona por la que vamos, el ambiente es bastante fresco. Cuando ya no podemos seguir junto al río, nos desviamos a la derecha hacia el carril de tierra. Vamos paralelos también a la carretera N525, incluso tenemos que rodar por ella en un par de ocasiones, atravesándola para tomar el máximo tiempo de carril. A título informativo para no perderse, a la derecha de una casa en ruinas se ve un enlace de la carretera con cambio de sentido. Al momento llegamos a un almacén de piensos, y el track que llevamos nos hace salir a la carretera durante unos kilómetros. No es algo que nos guste, por el peligro, y porque nos gusta más rodar por el campo. Tampoco está mal, porque el arcén no es muy estrecho. A unos 2km, justo en el siguiente cruce, nos salimos a la izquierda nuevamente y tomamos, de nuevo, el carril paralelo al río Castro. Volvemos a salir a la carretera, pero sólo durante 500m, porque ahora hemos tomado un carril a la derecha que nos lleva a otra iglesia con escalera lateral para subir a la espadaña. Me gusta. Se trata de la iglesia de Santiago de Terroso (187km). La dejamos a la derecha, y atravesamos la carretera que va a San Martín del Terroso. Al llegar al campo de fútbol, cruzamos de portería a portería atajando hasta llegar a una carreterilla que nos lleva directamente a Terroso (187km). . Nos podíamos haber ahorrado atravesar el campo de fútbol, porque un poco más adelante comenzaba la carretera de acceso, pero no hubiéramos visto en el mismo campo de fútbol un cruceiro bien conservado, donde aprovechamos para tomar un poco de agua y hacernos unas fotos.

Dentro del pueblo, al llegar al sillar de piedra tomamos el camino de la derecha. Por ahí atravesamos la autovía A52 por un paso elevado y nos metemos en un carril lleno de árboles. Lo que hemos hecho es hacer un bucle para volver a cruzar la A52 de nuevo. Siempre buscando carriles y no carretera. En un salto estamos en Requejo (190km). Paramos a ver la iglesia de San Lorenzo y la capilla de Guadalupe. Descansamos un poco y nos protegemos la piel con crema, mientras Luis compra unos bocadillos para comer un poco más adelante. Mucho me temo que ya estamos empezando a subir, y deben ser unos 15km hasta la cumbre. Hemos atravesado el pueblo, dejando a nuestra derecha la carretera N525, y vamos por el camino del cementerio. Seguimos recto hacia el camino de tierra. Pero aunque un hito de piedra nos dice que seguimos en el buen camino, otro cartel nos advierte que el paso está cortado por las interminables obras del AVE (más adelante se pondrá el asunto peor, hasta desesperarnos). Nos han hecho salirnos a la carretera, y salvo algún tramo que podemos salirnos de la misma, nos la tragamos entera hasta que podemos desviarnos a la carretera antigua que nos lleva a la base de preparación de aglomerados de la obra. Vemos desde el otro margen del río, el sendero que nos han impedido disfrutar. Deberíamos haber ido paralelos al río Castro y haber seguido el trazado del tren por debajo. Transitar por ese sendero era justo lo que íbamos buscando al hacer el camino, ya no tiene remedio la cosa.

Pasamos junto a los dos depósitos en vertical de la base de obra, para dirigirnos hacia los impresionantes viaductos de la A52 y la N525. Los hemos pasado de sur a norte, y de norte a sur, todo para evitar más pendiente en la subida. El tramo que discurre justo por debajo de los viaductos tiene una pendiente algo más que exigente. Seguimos subiendo y subiendo. Como no vamos a ganar ninguna carrera, nos seguimos tomando el camino con relajación. ¿Foto?, ¡claro!, así nos da tiempo a ver el paisaje y a respirar un poco. Nos hemos parado en un puente para ver unas cascadas del río. Casi estamos arriba, desde que hemos pasado por segunda vez el viaducto, sólo nos quedan 3km, creo…. Un último paso por debajo de la carretera, y ya estamos en Pardonelo (201km). Los compañeros no dan respiro y se lanzan a la fácil bajada. Unos minutos de bajada sin relajarnos, porque cuando uno se despista, tiene muchas papeletas de caerse.

La salida del pueblo, y la bajada, la hemos hecho por carretera. A unos 2km tomamos la salida hacia Lubián. No podemos tomar el desvío previsto hacia el carril, por lo que seguimos por carretera. LA OBRA DEL AVE YA NOS ESTÁ FASTIDIANDO DE NUEVO. Seguimos bajando por carretera, pero atentos a los desvíos. Sin proponerlo, hemos llegado a Hedroso (208km). Nadie en la calle. Sólo nos recibe una fuente de agua fresca. Es hora del re-desayuno (12:00h), así que nos tomamos el bocadillo acompañado de agua, porque no hay ningún lugar donde comprar.

Despistados como vamos por la falta de señalización. Tanta obra con tanto camión está haciendo peligrosa la etapa. CREO QUE A LOS CAMIONEROS DE ESTE TRAMO LES HAN REGALADO EL CARNET, O NO SABEN LEER PARA APRENDER EL CÓDIGO DE CIRCULACIÓN. NO SE PUEDE ADELANTAR MIENTRAS VIENE UN CAMIÓN EN SENTIDO CONTRARIO, Y MENOS HABLANDO POR TELÉFONO. CASI NOS CUESTA UN DISGUSTO EN UNA CURVA. Hemos bajado hasta la estación de Lubián. Nos encontramos con un operario de ADIF que nos indica que es imposible tomar el sendero antiguo del Camino. Propongo atravesar obra por la vía, pero seguramente nos meteríamos en la boca del lobo. En este momento nos acordamos del incidente del tren en Salteras. ¡Una pena que no nos acompañe Álvaro!, me hubiera gustado que compartiera esta experiencia.

Volvemos a subir la pendiente, y cuál es nuestra sorpresa que nos encontramos de nuevo con Jose el malagueño. Hará el resto del trayecto con nosotros. Ahora nos hemos hecho a la idea de dónde estamos realmente. Varias casas de piedra nos anuncian que estamos llegando a Lubián (214km). Ya se nota la tercera jornada de pedaleo. Nos quedan unos cuantos km más. ¡Qué alegría!. Seguimos por carretera paralelos a la A52. la atravesamos por debajo, y la subida que nos encontramos nos lleva al túnel de la N525. ¡Qué pena que esté este tramo tan mal señalizado!. Al hacerlo no han pensado en ningún momento en los peregrinos. Como hemos sido previsores, llevamos ropa reflectante, y alguna luz de leds. Miedo me da pensar en los compañeros que pasen andando.

Estamos en la frontera de Galicia y Castilla. Cambiamos de provincia y de comunidad. Nos tiene aburridos con tanta obra, teniendo que tomar más y más carretera. Nadie dijo que fuera fácil. Como dice Luis, si nos hubieran dicho que era imposible, no lo hubiéramos hecho.

Es el mismo paisaje que hemos visto antes de dejar Zamora, pero visto desde la carretera. Nos ha costado trabajo llegar a O Pereiro (230km). Hemos seguido camino hasta llegar a cruzar la vía del tren, en este caso por un paso elevado. No, no hay pérdida hasta O Cañizo (234km). Este último tramo ha sido una subida leve, pero seguimos a más de 1000m sobre el nivel de Sevilla. Sin los compañeros, me paro a fotografiar la iglesia rodeada por el cementerio. Salimos de O Cañizo dejando una hilera de casas detrás. De nuevo el tramo hasta A Gudiña lo tenemos que hacer por carretera. Nos hemos incorporado a la N525 al ver el hito, y lo seguimos hasta A Gudiña (238km). Parece un poco mayor que el resto de las poblaciones que hemos pasado. Nos merecemos una cerveza, a la que invita nuestro malagueño en el bar O Peregrino. El dueño parece que no tiene muchas ganas de trabajar, porque cuando le pedimos comer algo, nos indica que ese no es el lugar adecuado, que no sirve raciones…¿?. Digo yo que le sobrara el dinero, porque material para servir sí que tiene. Al final hemos almorzado (muy bien) en el restaurante Óscar. Nos han dejado entrar las 5 bicicletas dentro del local. Este dueño si sabe vender.

El tramo que nos queda se supone que es de más bajadas que subidas, pero da igual, ya lo que queremos es llegar. Salimos y nos encontramos que tenemos que ir por carretera comarcal. Pasamos por una desolada aldea de Venda do Espiño primero, Venda Teresa y Venda Capela después, para terminar estas cuentas de collar en forma de aldea en Venda Bolaño (252km). Siempre por la cuerda de la loma, el camino es fácil, y más yendo por firme duro, salpicado por algún desvío a carril con subida pronunciada. Entre Venda Teresa y Venda Capela impresiona la vista del embalse de las Portas. Para evitar más pendiente, no tomaremos más “atajos” para evitar la carretera principal. A la altura de la vista del embalse volvemos al recorrido inicial. Tomamos el desvío de la izquierda hacia Campobecerros. Y en medio de la nada, la capilla de la Divina Pastora (¡qué me acuerdo de las monjas Calasancias!). Seguimos bajando hasta conectar de nuevo con la carretera. Por fin un lugar habitado por más de dos personas, Campobecerros (260km). Foto de lejos a la iglesia de la Asunción, y seguimos hacia el interior del pueblo. Acabo de salir de reponer agua, y nos encontramos con una paisana de Luque (Córdoba) que está extenuada, y además no tiene alojamiento. Le deseamos suerte, porque no podemos hacer otra cosa por ella. De nuevo en la carretera, a pocos kilómetros llegamos a Porto Camba (263km). Aquí todos los pueblos suben y bajan, nada que ver con Marchena. A la salida, ya avanzados unos centenares de metros, nos encontramos con una cruz que recuerda a los fallecidos en el Camino. Aquí hay que tener cuidado con la señalización. Preciosas vistas nos llevan a la siguiente población. Vamos rodando sobre una cuerda desde la que vemos las caídas de las montañas por las que pedaleamos. Hace unos minutos los márgenes de la carretera se han cubierto de árboles, haciendo el camino más distraído y fresco. Llegamos a As Eiras (269km). Eso sí, con la miniermita se han pasado de modernos con esa puerta. bajada impresionante para los bikers, el asfalto no está mal, y tomamos velocidad. Hemos bajando varios km desde Porto Camba, variando de tierra a asfalto.  Un par de desvíos, primero a la derecha, luego izquierda tras pasar el río Cereixo, y Laza (275km) por fin. La Pensión Blanco Conde nos espera. Como no tenía reservado alojamiento, y no hay ningún lugar donde pueda pernoctar, compartiremos alojamiento con el nuevo compañero malagueño. También dispone de lugar cerrado para guardar las bicis.

Sin cambiarnos de ropa nos vamos a tomar algo. La cerveza inicial se convertirá en cena en bar Picota. Una pena que no tengan mi vino preferido, pero me conformo con Albariño, que hoy nos lo hemos ganado.

Si te interesa el track del recorrido: Puebla de Sanabria – Laza.gpx

Hora de salida: 8:32

Hora de llegada:19:40

Desayunamos en: Puebla de Sanabria

Almorzamos en: A Gudiña

Cenamos en: Laza

Paramos a tomar algo en: Hedroso

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *